Domotek


EJEMPLOS

Implementación de funciones centrales al salir de un edificio, presionar una sola tecla será suficiente para apagar todas las luces, el suministro de agua y enchufes específicos (horno eléctrico, …), activar el sistema de alarma KNX/EIB y controlar las persianas en función de la hora del día.

En salas de conferencias, teatros y por supuesto, en salas de estar es posible reproducir diferentes escenas de iluminación en función de la actividad, que pueden ser modificadas por el usuario en cualquier momento.

Por ejemplo, en edificios administrativos es posible lograr un ahorro de energía de hasta un 75% en iluminación mediante una regulación constante de la luz, utilizando, según las circunstancias, un solo sensor de luminosidad para cada lado del edificio.

 

Pueden visualizarse y controlarse por medio de displays todos los estados de una vivienda ( temperatura, estado de apertura de puertas y ventanas o encendido de luces, etc… ).

A una mayor escala, podemos visualizar y controlar instalaciones más grandes por medio de PC’s y software de visualización.

Conectando una instalación KNX/EIB con la red telefónica, el usuario puede controlar o consultar el estado de las funciones del edificio ( por ejemplo, la calefacción) usando un teléfono móvil.

También puede redirigirse las señales de alarma automáticamente a cuaquier número de teléfono deseado. Por otra parte, el responsable de la instalación KNX/EIB puede realizar el mantenimiento y configuración de la misma distancia usando cualquier medio de comunicación disponible ( ej. internet), reduciendo así de forma considerable los gastos de desplazamiento y tiempo.

El sistema domótico puede proporcionar un control individual de la calefacción y el aire acondicionado de cada estancia mediante el establecimiento de perfiles de temperatura individuales.

Las entradas de frío o calor se ajustan automáticamente cuando una ventana se abre. Estas medidas hacen posible alcanzar un ahorro de Energía de mas de un 30% al año.

Además , la generación de calor también puede controlarse en función de las necesidades de calor de cada cuarto individual.

Pueden preverse tantos «botones pánico» (ej. Activación de todas las luces) como sean necesarios. Por ejemplo, durante la noche, las luces entre la habitación de los niños y el baño pueden ser activadas un botón y pueden ser desactivadas después de un periodo de tiempo determinado.