Domotek


COMUNICACIONES

Control remoto por teléfono o a través de internet de equipos e instalaciones domésticas.

Tiene la posibilidad de poner en marcha, parar y controlar cualquier equipo o instalación doméstica desde un teléfono exterior a la vivienda ( por ejemplo, desde la oficina, el teléfono móvil, etc… ) o desde un ordenador a través de internet. Algunos ejemplos de equipos e instalaciones susceptibles de ser controlados a distancia son: activar el sistema de seguridad, poner en marcha la calefacción o el aire acondicionado, activar la lavadora, etc…

El beneficio es el incremento de las posibilidades de control de los equipos e instalaciones domésticas, su utilidad recae fuertemente en los hábitos propios del usuario.

Envío hacia el exterior de cualquier alarma que se produzca en la vivienda.

Cuando se produce una alarma en la vivienda ( sea del tipo técnico, intrusión o alerta médica ), el sistema domótico realiza una llamada telefónica a unos determinados números de teléfono ( previamente programados ) para avisar de lo ocurrido al usuario. Opcionalmente y siempre que el usuario disponga de un contrato de seguridad con una central receptora de alarmas, el sistema domótico puede realizar la llamada telefónica a dicha central, obrando esta según el convenio con el usuario ( aviso a la oficina, policía, etc.. ).

El beneficio de esta aplicación es que, es especialmente útil y muy bien valorada por los usuarios, especialmente en caso de alerta médica. En este último caso, la existencia y valoración de esta aplicación es tan importante para el usuario ( por su claro componente de seguridad, tranquilidad y uso ) que supera a otras muy bien valoradas como por ejemplo, la gestión eficiente de la calefacción.

Intercomunicaciones, bien sea dentro de la casa entre las diversas estancias, bien con los servicios electrónicos que existen actualmente. Recomendable para viviendas de dos plantas.

El beneficio es la comodidad que tiene el usuario de comunicarse dentro de su propia vivienda, sin tener que desplazarse, entre estancias, planta baja y planta alta o un edificio.

La señal de vídeo y control del videoportero se integra en la red de la televisión de la vivienda, para utilizar el televisor en vez de la habitual consola de control. Cualquier llamada puede ser atendida desde el televisor, reconociendo a la persona visitante y si es preciso abrirle la puerta mediante el propio mando a distancia del televisor. También podría entablarse la comunicación con la persona visitante a través de un teléfono.

El beneficio es la comodidad para el usuario al no tener que desplazarse hasta el videoportero.