Domotek


AHORRO ENERGÉTICO

Derivar el funcionamiento de equipos domésticos a zonas horarias con tarifas económicas.

Existen ciertos equipos domésticos que pueden usarse en horas distintas a las habituales, sin afectar al ritmo de vida de los usuarios. En la actualidad y para el sector doméstico, solo existen distintas tarifas en el suministro de energía eléctrica, una de ellas «tarifa nocturna». Así pues, acumuladores eléctricos para la generación de agua caliente sanitaria, lavadora o lavavajillas, sistemas de calefacción eléctrica por acumulación (acumuladores dinámicos, estáticos, suelo radiante, etc…) son algunos ejemplos de equipos cuyo funcionamiento puede derivarse a horas nocturnas, aprovechando las condiciones económicas de esta tarifa nocturna.

El beneficio es la reducción de la factura mensual en energía eléctrica.

Desconexión de cargas eléctricas en función del consumo eléctrico instantáneo.

Cuando la demanda de electricidad es, en un momento determinado, superior a la potencia contratada, el sistema domótico desconecta una o varias lineas o circuitos eléctricos ( a los que se ha conectado equipos de uso no prioritario y de significado consumo eléctrico), con finalidad de que se interrumpa el suministro de la vivienda por actuación de protecciones ( IPC ). Esta aplicación es interesante cuando existe una electrificación importante en la vivienda; por ejemplo, suelo radiante, termo eléctrico, vitrocerámica, etc…

El beneficio es además del beneficio descrito con anterioridad, la reducción de la potencia contratada por el usuario, reduciendo a su vez el término fijo de potencia y el coste mensual de la factura eléctrica.

La instalación de climatización en la vivienda tiene requisitos de uno o condiciones térmicas distintas, que hace conveniente que sea gestionada de forma diferente por el sistema domótico. Esta gestión por zonas puede realizarse siguiendo una misma programación para cada una de ellas o bien controlada de forma independiente, incrementando las posibilidades de uso y confort para el usuario.

Dos posibles situaciones habituales:

  • El uso dado a las dependencias, creando lo que se denomina como zona día ( uso habitual durante el día, comedor, salón, etc… ) y zona noche ( dormitorios ).
  • La orientación de la vivienda, considerado los aportes energéticos solares, creando las dos zonas siguientes: la zona norte ( estancias no expuestas a la radiación solar) y la zona sur ( con incidencia solar ).

El beneficio es el incremento del grado de confort al asegurar la temperatura deseada por el usuario en cada una de las zonas disponibles. Esta aplicación permite también reducir el consumo de energía al incrementar la eficacia global de la instalación, Solo se climatizan las zonas de la vivienda que son necesarias y en las que se detecte presencia. 

El usuario puede alterar, en cualquier momento, el ritmo de funcionamiento programado de la climatización.

El usuario puede modificar en cualquier momento el nivel de temperatura existente ( de confort a economía, o viceversa ), por diversos motivos, forzando un cambio puntual en el perfil de temperatura. A este cambio puntual se le llama DEROGAR en el nivel de temperatura existente. Es preciso indicar que este cambio puntual no afecta al desarrollo del perfil de temperatura una vez se restablezca el nivel programado.

El beneficio es que esta aplicación resulta muy útil para el usuario, que requiere una modificación puntual en las necesidades de climatización ( por ejemplo, al regresar antes de lo previsto, para extender el nivel de unas horas más, etc… ).

Programación de la puesta en marcha y paro de equipos domésticos.

El usuario puede reprogramar la puesta en marcha y paro e diversos equipos domésticos ( lavadora, cafetera, etc… ) creando un perfil parecido al de temperaturas.

El beneficio es el incremento de las posibilidades de uso de la climatización por parte del usuario. Por ejemplo, la programación de una lavadora puede suponer el tener la ropa limpia al llegar a casa sin haber tenido tiempo de arrugarse.

El usuario puede seleccionar, en cualquier momento, la forma de funcionamiento de la climatización.

  • Uso manual
  • Bajo programación

Una de las cualidades más relevantes de un sistema domótico es la posibilidad de gestionar de forma eficiente la climatización, siguiendo las necesidades o deseos del usuario, mediante su programación. Sin embargo, es usuario puede requerir, por cualquier causa o deseo, el funcionamiento de la climatización de forma manual, es decir, sin seguir el perfil de temperatura previamente programado. Con el modo de funcionamiento manual, el sistema solo garantiza el establecimiento de una temperatura de consigna única para toda la vivienda ( incluso con la existencia de diversas zonas ), de forma parecida a la existencia de un termostato de ambiente convencional.

El beneficio es el incremento de las posibilidades de uso de la climatización por parte del usuario. Puede ser útil en determinadas situaciones ( por ejemplo, para anular provisionalmente la programación convencional ).